Alimentación saludable para nuestros hijos.

Para cambiar los hábitos alimenticios se debe hacer de una manera gradual, los cambios bruscos pueden generar un efecto contrario a lo que queremos.


Informar a nuestros hijos sobre los beneficios de cada alimento los motiva a mejorar su alimentación de una manera más consiente.


*Aumentar el consumo de agua*

Llevar en el bolso y enviar en la lonchera de nuestros hijos una botella de agua con el propósito que siempre llegue vacía a casa es una manera de alejar el consumo de bebidas azucaradas que no aportan a la salud.  Acompañar las comidas con Agua es muy importante.


*Cocinar y comer en familia cada vez que puedan*

Cocinar juntos es divertido, aprender sobre texturas, olores y sabores de los alimentos al natural. Si desayunamos juntos, compartimos en familia las comidas los fines de semana y demostramos que comemos lo mismo que nuestros hijos, no solo ayudamos a fomentar el dialogo y el amor en familia, también aportamos seguridad para que nuestros hijos coman mejor.


*Incluir Vegetales en las comidas principales*

Los Vegetales son excelente fuente de fibra, aportan saciedad y nutrientes indispensables para nuestro cuerpo.  Tan fácil como agregar zanahoria rallada a un pancake, incluir palitos de apio y pimentón en las loncheras o cambiar la pasta por láminas de zucchini con la misma salsa napolitana, son ideas muy saludables.


*Planificar las Comidas*

Hacer un menú para la semana, un listado de compras por escrito, preparar suficiente para congelar o refrigerar, mantener verduras cortadas y picadas en la nevera, definitivamente facilitan y agilizan el alimentarnos bien.


Más información, síganos en instagram.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.